arbolitoHistoria del Árbol de la Vida

En una etapa de mi vida, donde solo tenía a mis dos hijos y a mi madre, me inspira un árbol seguro en una pequeña montaña, entregando sus dones, cuidando de la vida, testificando que era posible nuevamente construir un sueño.

Sus raíces se muestran firmes, como su capacidad de estar erguido, solitario, fuerte y leonornoble. Resultando una fuente de inspiración y de fortaleza para iniciar mi proyecto, crear mi nuevo desafío, con la esperanza y esfuerzo de lo que merece ser construido, con la seguridad que, como aquel árbol, debía permanecer positiva ante todo lo que implicaba crear algo nuevo, descubriendo Y DISFRUTANDO DÍA A DÍA lo que me enseñaba aquel mentor de este proyecto: FORTALEZA- CAPACIDAD- ESPERANZAS. Proyectando en el imaginario y potente “ÁRBOL DE LA VIDA”. 

Hoy dedicado a MI MADRE que sigue viviendo en mí, en las raíces, tronco y ramas del Árbol. Donde voy ella me acompaña.